Cambiamos de estación, renovamos de clóset

Escrito por: Vanessa

Bien, aún andamos como comunes mortales achicharrandonos por las calles de Lima, sudando la gota gorda y presentandonos con la frente brillante a cuanta reunión nos toque asistir (Dios bendiga a los kleenex y a los polvos traslucidos!), pero la vida cambia, el mundo gira, el verano se va, se nos acercan los días fríos y con ello, la posibilidad de adquirir tooooodo un clóset nuevo, y es que siempre hay que ver el vaso medio lleno, no???

Pues bien querida mía, amable lector, estimada teleaudiencia, antes que partan la carrera por las calles y centros comerciales a hacerse de un clóset nuevo, detente! Tienes sudor en la frente! -demasiado Thalia por amor de Dios-decía, detente! Mira tu clóset, tus escondites, revisa que compraste el año pasado, que usaste a morir, a que le diste como a hijo, que te faltó, qué puedes reciclar y qué debes sí o sí, elimar de tu vida, para bien, for ever and ever. Resumiendo, en este sabio capítulo de Serendipity A La Mode, vamos a volver a tocar un tema que postié en el 2007 basado en el Little Black Book of Style de Nina García, vamos a aprender a Editar tu Clóset.

  • Elimina de tu vida aquello que no te haga lucir bien. Mantén una mente amplia y recuerda que estamos en una época en la que prácticamente toooodo se usa, así que mira ese blusón floreado que no  usas hace mil años y seguro era de tu mami o de tu abuelita, lo puedes accesorizar con una correa y tal vez ponertelo con leggins??? Pruébatelo, si la respuesta es sí pues ganaste algo nuevo sin gastar ni un centavo, pero si sigues aferrándote con puños y garras a ese jean de cuando tenías 15 kilos menos porque juras y rejuras por la santísima trinidad que ya los vas a bajar, pues déjame decirte que admiro tu fuerza de voluntad pero el día que los bajes vas y te compras un jean nuevo porque ahora ahorita, ese jean te saca rollos y mofletes como cancha y eso no quieres.
  • En segundo lugar, vital para hombres y mujeres del mundo entero sin restricciones de edad, raza o preferencias sexuales, compra por amor de Dios ropa de tu talla, no te la talla que fuiste hace 5 años ni de la talla que serás el próximo mes. Tampoco de la talla que queda colgada (por hermoso que sea) ni de la talla que la vendedora dice que te queda, acuérdate, su misión en esta vida es vender y te dirá lo que sea con tal que compres, pero tu misión es hacerlo sabiamente y verte lo mejor posible. Créeme, diario de una ex-gordita que fui, no llenes tu clóset de ropa con etiquetas que nunca vas a usar. Parte de la experiencia de salir de compras es disfrutarlo y regalarte algo que te haga sentir más linda y verte aún mejor. Si eres talla 32 en pantalón, compra talla 32. Si eres talla 8, no compres 6 ni 10. Si eres medium, no pretendas meterte en un small que te va marcar hasta la respiración, mucho menos en un large que te va a aumentar kilos y de esa, ni San Photoshop te salvará.
  • Aprende a elegir los descuentos y ofertas. No es lo mismo comprar una pashmina o un pañuelo en oferta -que puedes usar prácticamente todo el año- que un súper vestido discotequero maravilloso porque el precio es más maravilloso, pero tu jamás vas a discotecas. Me comprendes???
  • Atrévete!!! Sabemos todos que por tu trabajo, usas mucho pantalón negro y que ese corte de pantalón te queda regio, pero cuántos pantalones negros necesitas??? Qué te parece comprar uno guinda que le va con todo??? O uno gris??? No te digo que te vayas a comprar uno amarillo patito, mucho menos rosa pastel, pero dime con la mano en el corazón si es que necesitas otro pantalón negro??? Salir de tu zona segura, en todos los sentidos puede significar un gran riesgo pero queridos míos, déjenme decirles que si no arriesgan no ganan.
  • Siguiendo las tendencias. En todo sentido y para todo el mundo, seguir las tendnecias está mal. Cada vez que hablo con un jóven diseñador le explico lo mismo. Existen 10 ó 15 tendencias principales por temporada, es tu deber como diseñador conocerlas todas pero eso no quiere decir que debes diseñarlas todas, al contrario, selecciona 3 ó 4 que se ajusten mejor a tu estilo como diseñador y vete por esas. Lo mismo a la hora de vestir, tienes tendencias y miles de propuestas distintas, pero no todas son para ti ni para mi. Sal, camina, mira, pruébate! La ropa cambia cuando te la pruebas, ese vestido maravilloso puede quedarle de lujo al colgador pero es un horror en ti y esa blusa por la que no das ni medio es otra cosa mariposa cuando te la pruebes. No sólo eso, pídele a la vendedora que te enseñe a ponerte las cosas, hoy en día hay muchos trucos para ajustar por acá y soltar por allá, así que es importante que te pruebes y decidas que se ve bien en ti.
  • Sin sentimentalismos. Creo que acá las mujeres somos peores que los hombres, porque relacionamos ese top a nuestra primera cita, ese jean a esa fiesta y ése vestido te recueda a ese día. Conclusión? Tenemos un clóset utilísimo para el más amnésico, pero inutilísimo a la hora de vestirte. Te apuesto que hasta tienes en algún lado tu pantalón de educación física guardado en algún sitio. Ojo, la moda vuelve y todo se rehusa, pero guarda estrictamente cosas de buenas cálidad y que estén en buen estado. Los huecos, las polillas y desgarres no juegan Perú.

Y te dejo con esta pregunta final, igual que la vez anterior. Mira esa prenda (ODIO la palabra prenda pero es la que mejor me sirve) y pregúntate a ti mismo, si estuvieras en tu peso ideal, con los músculos que quieres y sin los rollos que no quieres, o sea, estas insportablemente rrrraaaagia/oaún así, te podrías eso???

La respuesta queridos míos, está en ustedes.

12
Post relacionados

Comentarios

  1. dmoOn

    Siento como si me hubieran dicho q ya no vea al chico q me gusta!!!
    Tengo unas cuantas piezas que deberia botar, pero son taaaaan lindas =[

    Reply
  2. Pingback: la vida de serendipity: a la mode » Blog Archive » ¿Un clóset nuevo?

  3. FabuMona

    Utilísimo post!
    La verdad es que soy de las que se aferran a sus trapos y tengo algunos que ya deberían pasar a mejor vida (o ropero!) pero la mayoría son cosas que estoy segura que podré seguir usando, entonces, lo que hago es guardarla por temporadas. Por ejemplo tengo abrigos o chompas que les dí como a hijo el invierno pasado y talvez el anterior; lo que hago es guardarlos por otro par de temporadas (a veces más) y luego los vuelvo a sacar del clóset con el espíritu renovado y nuevos bríos. Al menos a mi me resulta, claro, mientras no cambie taaaaanto de talla …
    Saludos!

    Reply
  4. Melodia

    Hola!
    tengo un problema… yo oscilo entre tallas en muy poco tiempo! tengo unos jeans que compré hace poco eran casi pitillo y ahora me quedan gigantes!!! me vuelvo loca! no se ke talla comprar! ay dios! los veranos adelgazo y los inviernos trago!!! que hago con esos jeans, los boto? los mando a meter? me gustan!!
    tendré que conseguirme unos nuevos bien skinny o comprarme mas leggins!

    Reply
  5. Pingback: la vida de serendipity: a la mode » Blog Archive » Verano nuevo, clóset nuevo

  6. Cecy

    Si Vane ya estoy revisando mi closet con la ropa de verano, he regalado varias cosas(no me gusta botar), y me he comprado otras, pero tampoco es que tenga mi pantalón de Educación Física… tampoco, tampoco eso ya es demasiado para mi, no me gusta estar acumulando ropas que ya no las usaré mas :) (no al cachibache)

    Reply

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Usted puede utilizar las etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>