Mercedes Benz Fashion Week NY: Y3

Escrito por: NicolasRK

Este post, que espero sea el último porque tengo muchas otras cosas más de que hablarles, se trata de dos desfiles (bueno, el primero, el segundo viene en un ratito) que fueron tan alucinantes como distintos, ambos aceleraron mi corazón e hicieron que me olvide del dolor de pies y el cansancio extremo: Y-3 Y Monique Lhullier.

El primero, ocurrió en un lugar distinto del Lincoln Center pero había un bus encargado del traslado y un joven no muy churro ni muy buena gente con su letrero que gritaba: “Y-3, Y-3, Y-3″. Y yo era Y3. Se suponía que iría con mi galán, los dos teníamos invitaciones y que Anny nos esperaría en Lincoln Center para el desfile de regreso, pero de Fashion Lover a Fashion Lover, my lover, o sea, mi galán pensó que ella lo disfrutaría mucho más que él así que le dio su entrada, y antes de que la lluvia saque los crespos al viento, las dos nos trepamos al bus.

Ese día quería de verdad, morirme. Yo aguanto todo. Lluvia, frío, calor, hambre, sed, malhumor y lo que quieras, te juro que aguanto lo que quieras menos dolor de pies. No me acuerdo qué tanto hicimos ese día, pero para la hora del desfile llegué a ese límite donde el fastidio se convierte de un pain in the ass, a un no te me acerques que te chanco. Cuando me duelen los pies, no creo en nada ni en nadie, y me pongo más antipática que 20, y eso me quería pasar. Por un momento, en la cola antes de entrar, estuve a punto de chapar un taxi e irme al hotel, ya no daba más!!! Pero gracias a Dios que Anny tiene la paciencia de una santa y me decía que ya, que falta poquito, que seguro ahorita entramos (ahorita mis pelotas pensaba yo, pero respiraba y trataba de mantenerme neutral, porque estar buena gente era impensable.) Luego de casi media hora más de pie en la cola, empezamos a movernos y a entrar al local.

Y la magia ocurrió, y todo el dolor y mal humor desapareció. Un escenario de casi cuatro metros de alto se encendió explotando un concierto de la banda británica Duke Spirit como fondo perfecto para una colección que si bien tenía mucha sastrería de estilo Eduardiano, la deconstrucción y el look hard core era vital. Para esta colección Yohji Yamamoto tomó como punto de partida el look pesado y con pieles de los 60’s, la psicodelia de los 70’s y el loos estrafalario de los 80’s. En resumen: Janis Joplins, Elvis Presleys y Jimi Hendrixs, o sea, puro Rock n’ Roll.  Hubo algo de lo militar, algo de lo Eduardiano, y un alto componente sensual pero relajado. Nada de mamitas apretadas por acá, si acaso, muchas espalfas al desnudo, omblidos al aire y siluetas bien trabajadas para andar con tops blancos.

Piezas simples pero precisas, combinación de volúmenes, contrastes simples envueltos en un espíritu oscuro pero “ready to wear”- o sea, tu decías sábado por la noche, no? Estoy segura que aunque esta no sea tu onda, algo encontrarás que te hará gritar WOW!!!. Nada más mira el look con el que cierra el desfile. Una vez terminado, igual que antes, la gente aplaudió y enseguida corrimos para tomar nuevamente el bus, había otro desfile que nos esperaba.

0
Post relacionados

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Usted puede utilizar las etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>