Hiciste lo suficiente

Escrito por: Vanessa
La vida de Serendipity

Hay algo que he escuchado en mis prácticas de yoga de lor miércoles con Morayma nuestra profe, que a la hora del Shavasana y mientras meditamos (cosa que estoy aprendiendo a hacer porque mi cerebro a mil no me deja mucha paz para la meditación, este es un work in progress para mi), hay algo que nos repite y que se queda siempre dando vueltas en mi cabeza. Nos dice: Agradece porque lo que has hecho hoy es suficiente.

Sé que es una frase chiquita, sé que podría no tener mucha importancia pero lo cierto es que para mi es trascendente porque siempre, siempre, siempre vivo exigiéndome más. Al final de cada cosa siempre ando pensando que pude hacer más en mi entrenamiento, pude hacer más o mejores cosas hoy con Valentina, pude dar más en mi trabajo, pude darle más tiempo a mi esposo, siempre está esa voz interna que me dice que pude dar más de mi, nunca que hice lo suficiente.

Es una locura cuánto nos presionamos, ¿no? Tengo grabado en lo más profundo de mi cabeza un “pude hacerlo mejor” tooooodo el tiempo. Lo paradójico es que esa no es la mi forma de crianza con Valentina. Si bien siempre le digo que una debe dar lo mejor de sí trato de que sea en un contexto de ahora, del presente, no mirando atrás ni con si hubieras…La vez pasada pasó algo en sus clases de ballet que me dejó pensando.

Acababa la clase y todas las niñas estaban felices. Vale saltaba y yo la abracé y le dije lo lindo que había bailado, lo bien que lo estaba haciendo, cuánto estaba aprendiendo y blablabla, cuando una niña X feliz de la vida le dice a su mami “viste mi clase? bailé lindo!” y la mamá le responde súper cortante que lo hizo bien pero que no fue lo suficiente, que ella tiene que hacerlo mejor. Yo me quedé helada y no hice nada, no era mi lugar, pero me hubiera encantado abrazar a la niña y decirle que sí, que lo hizo lindo y que tengo la seguridad de que la próxima clase lo hará más lindo aún….no sé, son formas de crianza y no es mi lugar juzgar a una mamá, pero me di cuenta de cuánto nos presionamos a nosotras mismas, a nuestros propios hijos, por hacerlo mejor, por hacer más siempre, dejando esa sensación de disfrute, de ser felices, de saber que lo que hicimos y que lo hicimos bien. ¡Eso ya vale un montón!

Y algo cambió en mi. Desde esa vez, desde las frases de clase de Yoga, viendo lo rápido que crecen mis hijos, procuro dar lo mejor de mi en todo lo que hago. De dar lo mejor de mi en el KO haciendo una plancha más, con mi esposo tratando de no dormirme para conversar un rato cada noche, con mis hijos buscando más paciencia, en mi trabajo tratando de escribir a diario, responder sus mensajes y aunque al final del día no haya logrado tomas mis metas (dificlmente hoy en día puedo escribir a diario), me voy a dormir sabiendo que hice lo mejor que pude. Trato de hacer las cosas bien a cada paso del camino, justamente para tener la certeza al final del día me entregué al 100% en cada uno de mis roles y que eso, es suficiente.

Creo que sólo dando lo mejor que tienes dentro, dándote de corazón, podremos darnos cuenta de que la vida, como una clase de Yoga, no se trata de la perfección si no de intentar, de equivocarte, de reinventarte y de volver a empezar mil y un veces sin juzgarnos ni azotarnos por lo que dejamos de hacer ni por lo que pudimos hacer en vez de. Lo que pasó pasó, lo que hiciste está hecho, vive el ahora entregada a esa momento sabiendo que te tienes a ti misma como testigo y como porrista, tu porrista propia, no tu peor crítico. Porque sabes qué, me tengo a mi y eso ya es montón, ¿como no intentarlo?

Entendernos a nosotras como dueñas y señoras de nuestras vidas, no de la vida de nadie más, es una forma de empoderamiento, saber que hiciste lo suficiente, es una forma de abrazarte. Deberíamos abrazarnos más, ¿no?.

Por ahí leí: Hazlo, y si te da miedo, hazlo con miedo pero hazlo.

Haz lo mejor, será lo justo y preciso para hoy. Ni más ni menos, será lo suficiente y eso te hará feliz.

6
Post relacionados

Comentarios

  1. erika

    si, es tan bueno que lo digas, los niños y niñas de hoy es tan muy presionados por sus propios padres y madres, buscan el colegio que más les “exija” buscan ponerlos en todas las clases que puedan por las tardes, y creen que asi sus hijos van a estar mejor preparados para el futuro. Lo que no saben es que están creando futuros adultos stresados, perfeccionistas y exigentes, totalmente infelices e incapaces de disfrutar algo. Me encantó tu post!!!

    Reply
  2. Elena

    Me encantó tienes toda la razón, s veces el miedo paraliza y no te deja avanzar xk estás pensando que lo harás mal o que no es tan bueno cómo quisieras. Pero el simple hecho de hacer algo, es suficiente para hoy.

    Reply
  3. Rosa María Piedra

    Me encantó tu artículo y te agradezco haberlo escrito! Me llegó en el momento preciso. A mí me estaba pasando algo parecido y la verdad que ahora que te leo entro en conciencia de toda la presión que muchas veces me puedo poner! Un abrazo y que sigan los éxitos!

    Reply
  4. ieda

    Hemos venido a vivirlo todo, lo mejor que podemos hacer es vivir, con todo lo que eso significa. Que más da, todo es aprendizaje y error. Vale la pena vivir!!! Para eso estamos aquí. Gracias Vane por decir tanto de tu vida. Linda tu familia y tu serendipity vida

    Reply
  5. Claudia

    Hacia mucho tiempo que no te leía. Dejé de hacerlo por un tema de salud hace algunos años y que aún sigo peleando. Me cayó a pelo hacerlo hoy. Definitivamente, nada ocurre por casualidad. Gracias!

    Reply

Añdir un comentario a Claudia Cancelar respuesta

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Usted puede utilizar las etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>