Lo que he aprendido sobre la lactancia materna

Escrito por: Vanessa
Sebastian Muck

Antes de empezar, quiero que sepas que soy una fan total de lactancia materna porque sé que lo que le brindarás a tu bebé es algo único y perfecto, no por nada le llaman “oro líquido”, PERO, si por una u otra razón no puedes dar de lactar y debes alimentar a tu bebé con leche en fórmula, esa es tu decisión, tuya, y nadie puede ni debe juzgarte por eso nunca, porque si hay algo que tengo claro es que una mamá siempre hace lo que siente es lo mejor por su hijo.

Dicho esto, mi experiencia es con la lactancia y por eso quise hacer este post.

Sebastian va a cumplir cinco meses, y esos son cinco meses de perfecta lactancia materna. A lo largo de estos meses, en realidad, desde la época de Valentina a la que le di un año de lactancia, siempre he recibido preguntas sobre cómo hacerlo, cómo así es que tengo tanta leche, que qué comer o beber para aumentar la producción, etc…así que esta vez sí que me animé a escribir un post sobre eso, y esto es lo que les quiero decir.

Lo primero es que a mi la lactancia materna se me da muy fácil, es lo mío, la lactancia me sale bien, me gusta y me hace muy feliz (aunque sería más feliz si pudiera dar el biberón también pero esa es oooootra historia ;) ). Tengo la suerte de tener muchísima producción sin hacer más que beber mis dos litros  de agua al día como cualquier otra mortal, nada especial. Eso sí, durante los tres primeros meses luego de tener al bebé, me aseguraba de tomar además unos tres litros de agua de anís (como la que te dan en la clínica, jarrita en la mesa de noche y a darle bien). Hablando en términos de lácteos (será?) tengo lo que le llaman “buenos pezones” y mis hijos, los dos, no han tenido ningún problema con el “agarre” de su teta.

Además de dar de lactar me extraigo leche, me pasa esto:

Tengo mucha leche y por eso me extraigo (para aliviar), me extraigo porque tengo mucha leche, es algo así como que qué fue primero si el huevo a la gallina. La cosa es que cuánto más te estimules, más leche vas a tener (te lo digo yo que luego de mes y medio de tener al bebé doné a la maternidad de Lima 21 litros de leche!!!). Yo me extraía leche mínimo tres veces al día, prácticamente entre lactada y lactada, muchas veces me sacaba leche antes de lactar para inmediatamente dar el pecho, o me extraía leche justo después de darle, entonces, cada dos o tres horas estaba literalmente extrayendome leche o dando la teta, y eso estimula la producción, cuánto más me estimulaba más me salía y más me tenía que sacar, y eso es una de las bases para asegurarte una producción abundante.

Sé perfectamente, porque lo he vivido, cosas que te pueden ayudar, datos como como que:

  • No es fácil, no lo es al comienzo en que tienes que tener muuuucha paciencia para enseñarle al bebé a tomar bien de su teta con todo el pezón dentro de la boquita para no causarnos heridas (y es que cuando te cogen la puntita del pezón es dolorooooso).
  • No es fácil además, estar a plena disposición del bebé, la libre demanda, con la teta siempre lista cual soldado para salir al aire y alimentarlo a la hora que sea, cuantas veces sea necesario y por cuánto tiempo sea necesario, es una tarea de dedicación, amor y mucha paciencia.
  • Relájate, el peor enemigo de una mamá lactante es el estrés, oh sí.
  • La lactancia es un trabajo a tiempo completo y por gratificante que sea saber que eres la principal (o única) fuente de alimento para tu hijo (se siente increíble en realidad), la lactancia exclusiva cansa, agota física y mentalmente PERO, dura sólo unos meses de tu vida, son sólo unos cuantos meses y saber eso, es ver una luz al final del túnel, además, el tiempo vuela y cuando te des cuenta, créeme, querrás volver a estar en ese lugar, tu y tu bebé, juntitos, calientitos, tomándole su minúscula manito mientras él se alimenta de ti. Es mágico.
  • Y cuando sientes que ya no puedes más, ¿adivina qué? ¡Siempre puedes más! Porque desde el momento en que te conviertes en mamá adquieres súper poderes, te conviertes en una súper mujer, una súper mamá, y las mamás siempre, no preguntes cómo, pero siempre podemos más.
  • El pecho de una mamá lactante, aunque parezca, nunca está totalmente vacío. Haz la prueba y deja al bebé en la teta un rato más y verás como el flujo empieza a aparecer otra vez, así que sientes que tu bebé se queda con hambre luego de lactarte, no lo alejes de ti ni te desesperes, sácale chanchito y vuelve a ponerlo al pecho, paciencia.
  • Cuando tengo el pecho muy congestionado de leche y siento que se “atora”, las compresas calientes son las que más me alivian (tengo mis semillas esas que se calientan en el microondas y se usan para los dolores musculares, me funcionan perfecto)

Sobre la leche que produces leche, debes de saber:

  • Si bien la producción de leche varía según la edad del bebé, la mayor producción se da en las primeras semanas para luego nivelarse y acomodarse a las necesidades de tu chiquitín.
  • Salvo casos particulares como el mío, tu siempre vas a producir la cantidad de leche que tu bebé necesita. Y por caso particular me refiero a tener mucha leche, esto no le pasa a todas, la mayoría de amigas con las que he conversado tenían lo justo y necesario para sus hijos.
  • Tu leche el día uno no es la misma que leche que producirás en el mes tres ni en el cinco, porque la calidad de tu leche variará según las necesidades de tu bebé y las necesidades de un recién nacido no son las mismas que las de un bebé de seis o doce meses, así que como una formula mágica y secreta, tu cuerpo varía los componentes de tu leche para alimentar a tu bebé en cada una de sus etapas de vida.
  • La leche materna, con el tiempo, no se vuelve aguita, ni más líquida ni pierde sus poderes, al contrario, con el pasar de los meses se vuelve más concentrada, tiene más grasa y es mucho más enriquecedora para tu bebé. Te digo esto porque me han dicho taaaantas veces que para qué sigo dando la teta si el bebé ya va a empezar a comer, o que ya come de todo (como cuando Valentina cumplió el año) y la respuesta es “qué te importa! sigo dándole leche a mi hijo porque creo que es lo mejor que puedo hacer por él, y porque claro que es un súper alimento fundamental en su desarrollo”.
  • Tu leche tiene un alto componente de grasa. Verás, cuando das de lactar luego de unas horas de break, la primera leche que te sale es medio gris y ligera, es ahí donde están todas las vitaminas que tu bebé necesita. La leche que sale luego unos minutos es más densa y amarilla porque ahí están todas las grasitas que lo ayudan a ganar peso (esta cantidad de grasa varía a lo largo del día). Ambas son perfectas y se complementan como parte fundamental de la alimentación de un bebé.
  • Cuando tu bebé se enferma (tengo a Sebastian con tos y flema, horrible!) tu leche cambia también adaptándose a las necesidades de tu bebé en ese momento.
  • Dicho esto, la leche que sale de una mama que sientes “vacía” es la leche con más grasa.
  • La leche a temperatura ambiente dura un par de horas, si la guardas leche en la refri, esta dura hasta cuatro días mientras que congelada puede durar entre cuatro y seis meses.
  • Y cuando la sacas de la refri verás que esta se ha como que dividido en dos (la parte de arriba más grasa y cremosa, la de abajo más líquida), eso es normal y al calentarla mezclala bien.

Otra cosa:

  • Puedes dar de lactar y completar con leche en formula, no es que sólo una o la otra, así que no te asustes si sientes que debes complementar a tu bebé de esa manera.
  • Pero no puedes comparar la cantidad ni la frecuencia de un bebé que toma leche materna (pasa ligerita y se digiere en una, y suele ser a libre demanda) y un bebé que tomar formula, que debe tener cantidades precisas en un horario construido para su peso y edad, ni mas ni menos.

Al extraearte leche:

  • Uso el extractor doble eléctrico de Medela. Personalmente prefiero los dobles que los extractores para una sola mama porque cuando me estimulo una, me sale también de la otra entonces así no desperdicio leche y gano tiempo.
  • Aunque no lo creas, cuando sientas que tu mama está vacía es cuando más debes ponerte al extractor (o al bebe a la teta) ya que es cuando estimularás más la producción de leche. No con la mama llena, hazlo con la mama vacía.
  • En vez de pasarte media hora en el extractor, prueba hacer varias sacadas cortas al día, eso es más eficiente para producir leche, unos 10 ó 12 minutos es más que sufi.

BASICO:

Deja que él te ayude!!!! No quieras hacer todo sola, no se puede, permite que él te ayude sacando el chanchito, haciéndolo dormir luego de comer, jugando con él mientras te sacas leche. Por tu propia salud mental, es fundamental permitirte recibir ayuda del papá del bebé como de tu mamá, suegra, hermana, prima, nana, quién sea que tengas al lado. El truco de toda súper mamá (como de todo buen jefe) está en saber delegar funciones y confiar en el equipo de gente que tiene al rededor.

Esto es desde mi experiencia, espero que esto ayude a despejar algunas dudas y si no, me escriben que seguro puedo hablar con alguna especialista en lactancia y hacer un post súper pro para ustedes.

 

12
Post relacionados

Comentarios

  1. Victoria

    Excelente post…felicidades por tu lactancia y sobre todo por la donación que haces a los bebes que seguramente lo necesitaran, la leche materna es el mejor alimento para el bebe quizás la lactancia algunas madres crean que no es lo mejor sin duda si lo es para el bebe, en estas épocas donde dar de lactar es algo raro porque esta de moda la formula que alguien como tu incentive de esta manera la lactancia por los múltiples beneficios que brinda es de felicitar y agradecer…soy una mamá pro lactancia y aunque sufrí mucho al comienzo y luego de mi retorno al trabajo me fue difícil porque mi producción bajo, nunca me rendí ….

    Felicidades!

    Reply
  2. Piedad

    Me encantó tu post, buenos típs. Eres afortunada en tener mucha leche y darles a tus hijos la mejor alimentación en sus primeros días de vida y felicidades en compartir tu leche con otros bebés,

    Reply
  3. Maria

    Excelente post!!!Mi historia es casi la misma.Al principio full agüita pero de hinojo.Ahora tengo bastante leche.Mi bebé ya va a cumplir 6 meses y llegue a la meta de la lactancia exclusiva!!!Mil gracias por los consejos.Te escribí al mes de dar a luz y tu respuesta rapida me alivió como no sabes.Otra vez gracias

    Reply
  4. Areli

    Hola Vanessa, realmente es de ayuda contar tu experiencia con la lactancia, al menos a mi me ayuda mucho, tengo 2 hijitas, a la mayor desee tanto darle solo leche materna pero nose si influyo el ser mamá primeriza y todo el estrés pero a las finales tuve que darle mixto, materna y formula. Y ahora con mi segunda bebe que ahora tiene 2 meses me propuse a cerrar bien los oidos y no hacer caso a comentarios como, “la bebe llora porque no tienes sufi leche” “no te deja dormir porque no se llena… Etc” pero ya estaba sediendo porque veo mis pechos que se demoran en llenarse o flacidos y mi bebe es todo un desafio a la paciencia con todo lo que llora por l noche, me tengo que armar de fuerzas y mucha paciencia para seguir dando leche, pero seguire algunos consejos que no habia escuchado o leido antes(y eso que leo todo referente a lactancia

    Reply
  5. Fabiola Quintana Ponce

    Muy lindo Vane, yo tengo dos hijos, un niño y niña y como tú dices sólo uno sabe lo que es mejor para su bebé. Me encantó tu post. Y finalmente puedo decir que si se puede cuando uno se lo propone! Pero no puedo tampoco desmerecer a la fórmula que también me ha sacado de buenos apuros.

    Reply
  6. Andrea

    Me encanta que des información precisa y puesta en fácil para que todas las mamás entiendan en una.
    Qué viva la teta!!!

    Reply
  7. Rocio

    Vane!
    Te cuento que yo soy una de las mamis que tiene la leche justa para el día y que además, que si no toma el agua que debería, incluso no llega y tiene que complementar con fórmula, sino, bebesito muere de hambre.
    Al principio eso me tenía suuuuper tensa y triste porque mi plan era comenzar a guardar desde el día 1, para que cuando volviera a la oficina todo fluyera perfecto (ósea quería tener tu suerte con la leche). Esa tensión hizo que leyera todos los blogs que se me cruzaran por la vista y ahí cogí 2 tips que para mí han sido magia pura: 1) la avena de Starbucks, así es, no la quaker, no la 3 ositos, no… La whole grain con Leche de Starbucks, es la maravilla máxima con efectos inmediatos y 2) el gatorade rojo, si no tomé mucha agua ese día con el gatorade ROJO, todo vuelve a la normalidad. Pruébenlo mamis! Van a ver qué junto con los tips de Vane que son los basicazos les va a ir genial!!!

    Reply
  8. Patricia Ramirez

    Excelente información.
    Por favor nos puedes dar información de donde alquilaste o compraste los extractores de leche.
    protectores. bolsitas para guardar, etc

    Reply
  9. Catherine Kindlimann

    No sabía que Jacinta Fernández tenía de lactancia mañana vuelo a comprar uno siempre he sufrido con los brasieres de lactancia! Y soy vaca lechera jeje¡ veré los de koketa también, gracias por el dataso!

    Reply
  10. Fiorella Rodriguez

    Acabo de leer todo y de verdad que muchas gracias Vanesa tus consejos me caen a pelo estoy casi x llegar al segundo mes de mi bebé es mi segundo hijo pero con el primero mi lactancia materna no fue exitosa y di mixta desde que nació en cambio ahora con Cristobal así se llama mi segundo bebé, estoy full lactancia materna y si que vamos bien

    Reply

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Usted puede utilizar las etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>