Cuando necesitas hablar contigo

Escrito por: Vanessa
La vida de Serendipity - Midi skirt

Viste cuando sientes que necesitas citarte y hablar contigo misma? Ya, así, así andamos últimamente. Sé que el multitasking de las mujeres es algo innato, nos nace, nos fluye hacer mil cosas a la vez y siempre nos jactamos de cumplir roles de mamá -de dos niños y de dos gatos-, empresaria, mujer, esposa, amiga, profesional, etc, etc, etc…pero qué pasa cuando la balanza se inclina hacia un lado y hay crisis por el otro?

Ay mi madre, así ando últimamente. Estoy bastante feliz y entregada a mi maternidad. Amo estar en mi casa, llevar y traerlos del cole todos los días, llevar a mi Vale al ballet y a Sebastian a su Little Gym, me encanta la idea de que estemos de vacaciones y que podamos hacer mil cosas juntos. Realmente disfruto ser su mamá pero mi propio ser entra en conflicto con la otra yo, la que quiere proyectos, la que quiere trabajar y ser productivísima como siempre ha sido estos últimos 10 años…y empieza el ataque de nervios y la masacre por las culpas.

Horas sentada frente a la compu sin nada relevante que decirle al mundo, así me siento a veces. Que lo que me provoca ahora es hacerle cariños al gato y cantar por enésima vez Little finger where are you con los ojitos de Sebastian fascinados con sus propias manitas que descubren lo entretenido que puede ser cantar.

Y vuelve la culpa en sentido inverso porque quería hacer mil videos que se quedaron en el tintero, frases para posts que empezaron en mi cabeza mientras estaba en la ducha y que juro apuntarlas para no olvidarlas, pero basta que salga del agua y me envuelva en la toalla para que lo olvide por completo y me preocupe más por qué no compré el perejil para el cau cau de mollejas de hoy, y…¿Valentina terminó su tarea?

Quiero sentarme a tomar un café conmigo misma, quiero ser amable conmigo y dejar de presionarme por lo que no hice y en su lugar preguntarme, entre sorbo y sorbo de un delicioso capuchino qué me gustaría hacer ahora, qué me inspira, qué disfruto y darle parte de mi a eso mientras continúo con todo lo demás. He descubierto y caído rendida ante la maternidad, con las mariposas en la panza y lo agotador y extenuante que eso. Me gusta todo y me gusta la mamá que soy tanto como me gusta la mujer que se raja por mantener su blog, sus redes, escribir un libro, organizar un workshop y ser madre de dos disfrutando un vino con el esposo los fines se semana y si en el camino se pueden ver a los amigos, mejor aún.

Siento que necesito renovar ese contrato que hice conmigo misma hace 10 años decidida a lograrlo todo, porque lograrlo todo el año 1 no es lo mismo que lograrlo todo este año 10, porque todo ha cambiado. Quiero tomarme un café tranquila entendiendo mis nuevas responsabilidades, algo así como una renovación de contrato, el contrato que firmé conmigo misma el día que salí de la sala de operaciones y que me ha llevado a transformar mi vida.

Ese contrato en el que me presiono y me exijo se estrella como una ola con la persona que soy ahora, y necesito que se calme la marea. Siento que tengo que ser amable conmigo misma, valorar lo que hago hoy y ahora, que si la maternidad es lo que me toca en este momento pues que me toque, y que estoy segura que poco a poco habrá más espacio para la otra yo. Y eso está bien. Una Serendipity no vive sin la otra porque soy la suma de todas las mujeres que fui y eso deja el aprendizaje suficiente para conocerme y entenderme, y darme un respiro, y saber todo va a estar bien y que voy a encontrar el balance que me permita sentirme plena y exitosa en al menos uno de los aspectos de mi vida.

Solo espero que mis hombros soporten la presión del mundo entero que quiere que una sea la misma que un día fue, cuando lo cierto es que tu y yo sabemos que eso es humanamente imposible. Yo ya hice las pases con mi clóset, soy de lo más amable con mi nuevo cuerpo y debo serlo también con mi nueva vida, la personal que se expande y la profesional que exige porque es la suma de ambas lo que me empuja a querer hacer más, sin culpas ni de ida ni de vuelta, esperando que todo lo demás caiga por su propio peso.

La complejidad de ser, de estar, de cumplir y de lograr, de ser responsable con todo y con todos es mi propia batalla diaria

Ahora cuéntame, ¿en qué batallas internas andas tu? ¿También necesitas tomarte un café contigo misma?

7
Post relacionados

Comentarios

  1. Claudia

    Hola!!! Si. La verdad que necesito tomarme un café conmigo misma. Soy mamá de Nicolás el tiene 9 años. Yo soy mamá a tiempo completo y si la verdad veo q la vida se me pasa y profesionalmente estoy estancada. Y me pregunto yo.. cuando el este más grande voy a trabajar! Y veo que más grande está me necesita más.. Estoy con la sicologa espero q me ayude. Muchas gracias por tú historia. Cariños. Claudia.

    Reply
  2. Melissa Navarro (@encasaconmeli)

    Ufff Vane! Sentí que lo haz escrito es algo que podría escribir de aquí a 5 años.. tengo 4 años de casada y aún son hijos, pero ya nos animamos! Así que pronto comienza el cambio de vida.. estoy asustada y entusiasmada por la decisión, pero a veces siento que me sentiré así como tú lo haz descrito ahora… ufff q nervios! Que bonito leer un blog después de tantos videos…

    Reply
  3. Rebeca

    Hola Vane
    Ando en una situación similar, aunque en mi caso soy cero multitasking.
    Estoy embarazada de mi segunda hija, y he perdido mi reloj interno (antes me preguntabas la hora y te respondía incluso con minutos, sin mirar el reloj).
    También soy independiente, y considero que me cuesta mucho más que a ti, al menos por lo que veo en las redes, combinar la maternidad con la vida profesional.
    Hace poco fui a una charla de una psicóloga (como yo) de unos 80 años, que viaja por el mundo dictando conferencias y pensé, tal vez cuando sea mayor haga algo así, y ahora es mi momento de criar a mis bebés. Por un lado quiero todo, me gusta trabajar, tener ingresos propios, comprar con libertad y pasar mucho tiempo con mi hijo, poder acompañarlo, recogerlo, ir al parque (aunque últimamente con la panza no me atrevo), pero por otro siento que me exijo demasiado, lo que me agota más.
    Tengo varios libros que quiero leer, pensé en escucharlos como audiolibros, pero en el carro solo canto “The wheels on the bus” porque me exigen que cante en inglés.
    A disfrutar la maternidad, porque la infancia es corta y pasa súper rápido, aunque la vida es ahora, espero tener mucho tiempo por delante, para dedicarlo a mi vida profesional, por ahora mi prioridad son mis hijos, aunque a veces me sienta poco moderna :)

    Reply
  4. Annie

    No tengo tiempo oara el cafe conmigo misma, a menos que lo tome en el tiempo que me extraigo la leche en la oficina! Tengo a mi niño de 5 levantandose en la noche como diciendome sólo asi puedo verte y mi bebito pequeño que aun no se recupera del todo de una bronquiolitis que lo tuvo internado. Yo no puedo dejar de trabajar para dedicarme a ellos y la culpa me mata. Pero en mis tiempos 3n la oficina soy también muy feliz, aunque la presión ahi me lleve de encuentro. En fin. Creo que todas las mamás tenemos culpas y creo que dejar de lado tus proyectos no te va a permitir estar tranquila tampoco. Solo paciencia y una sonrisa, que el tiempo pasa y los chicos crecen y cuando nos demos cuenta, ellos tendrán su propia vida y nosotros podremos decir que nuestto ejemplo de multitasking les sirvió para ser buenas personaa. UN BESO!!!

    Reply
  5. Stephany

    Hola Vane!
    Me encantó el post! Me siento super identificada, soy mamá 24/7 de Ale de año y 5 meses y también soy emprendedora con lo cual trabajo muy duro para sacar adelante mi empresa pero me cuesta mucho combinar ambos roles… A veces quisiera mas que tomarme un cafe, una copa de vino conmigo jajajaja… Pero bueno aqui estoy dando lo mejor de mi para lograr equilibrar estos dos roles, como leí en uno de los comentarios esta etapa de nuestros hijos se va muy rápido y me reuso a perdermela… Te felicito me encanta tu página!
    Cariños

    Reply

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Usted puede utilizar las etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>